¿La vitamina C previene resfriados?


 

No se ha comprobado que aumentar el consumo de vitamina C tenga efecto preventivo en las gripas. Pero sí se ha observado que dosis de vitamina C pueden reducir la duración de los resfriados.

Cantidades adicionales de vitamina C acortan la duración de un resfriado.

Alimentarnos correctamente es una manera de mantener nuestro sistema inmune fuerte sobretodo en esta época de frentes fríos y cambios de temperatura. Incluye alimentos que contienen vitamina C y vitamina E para potenciar y proteger tu sistema inmune.

La vitamina C contribuye a la defensa inmunológica al respaldar diversas funciones celulares del sistema inmunitario, apoya la función de barrera epitelial contra patógenos y promueve la  eliminación oxidativa de la piel, protegiéndonos contra el estrés oxidativo ambiental, y aumentando su efecto en combinación de la vitamina E.

La deficiencia de vitamina C da una inmunidad deteriorada y una mayor susceptibilidad a las infecciones. La suplementación con vitamina C es capaz de prevenir y tratar infecciones respiratorias y sistémicas. La prevención requiere ingestas dietéticas de vitamina C  de 100 a 200 mg / día.

Hay varias razones por las que no se cumplen las recomendaciones dietéticas de vitamina C, Estos incluyen:

  • Malos hábitos alimenticios y acceso limitado a alimentos nutritivos.
  • Etapas de la vida y / o estilos de vida que limitan el consumo o aumentan los requisitos (por ejemplo, niños, ancianos o el abuso de alcohol y drogas).
  • Fumar (Se ha recomendado que los fumadores consuman 35 mg / día adicionales de vitamina C para asegurarse de que haya suficiente ascórbico Ácido para reparar el daño oxidante
  • Diabetes mellitus tipo 2 por el estrés oxidativo causado a base de hiperglucemias. Una adecuada suplementación ayuda al control glucémico.
  • Exposición a contaminantes (dióxido de nitrógeno) y humo (tanto activo como pasivo)
  • Post quirúrgicos, se requieren altas concentraciones en plasma para mejorar la cicatrización ≥500 mg / día.

Alimentos ricos en vitamina C: Guayaba, pimiento rojo, naranja, toronja, mandarina, brócoli, fresas, melón, verduras de hoja verde, kiwi,  arándanos, verdolagas, papaya, granada, tomates, perejil.

Acércate al equipo de Nutrición del Real y asegurar una ingesta adecuada de vitamina C en esta época invernal.

Fuente: Department of Pathology, University of Otago, Christchurch, P.O. Box 4345, Christchurch 8140, New Zealand. anitra.carr@otago.ac.nz.Vitamin C and Immune Function.9, noviembre 2017

Resumen: L.N. Nancy Aresby Blanco Miranda

 

 

Mayores defensas, menos resfriados

Cuanto más altas estén las defensas, menos posibilidades habrá de infección.

A pesar de ser una enfermedad leve, el resfriado es una de las causas más frecuentes de bajas laborales además de restar calidad de vida por sus diversos síntomas.

Llevar una alimentación óptima junto con nutrientes que alimenten nuestra microbiota intestinal, ayudará a reforzar nuestro sistema inmune de nuestro organismo  y acortar la duración de un resfriado o gripa.

La vitamina C es antivírica y antibacteriana, refuerza la defensa contra los huéspedes además de mejora la función de los linfocitos T (células de sistema inmunitario).

El Zinc para un correcto funcionamiento del sistema inmune, con una actividad específica frente a varios virus del resfriado reduciendo su duración.

La vitamina A como gran antioxidante y antiinfecciosa con una actividad potente como eliminadores del virus.

Probióticos por su poder de potenciar el sistema inmune y evitar el paso de toxinas en sangre.

El Propolio, conocido antiséptico, antibacteriano, antiinflamatorio y antiviral natural.

Aportar con regularidad ajo y cebolla por sus poderes antivíricos, mucolíticos, además de potenciar el sistema inmune.

La ingesta de líquidos esmuy importante, beber mucha agua evita la deshidratación, ayuda a la eliminación de mucosidad y también a disminuir las toxinas. Este aporte en agua, puede complementarse con jugos naturales, como un shot de vitaminas extra:

1.- Jugo de piña + ciruela pasa + propóleo (5 gotas)

2.- Jugo de 2 toronjas + guayabas

3.- 1 taza de papaya + jugo de 2 toronjas + jugo de piña

4.- Zanahorias + taza de piña + 1 cda de jengibre picado

 

Fuente: U.S. Department of Health & Human Services National Institutes of Health; nccih.nih.gov

Resumen: L.N Daisy Evelyn Barrios Miranda.