Mayores defensas, menos resfriados


Cuanto más altas estén las defensas, menos posibilidades habrá de infección.

A pesar de ser una enfermedad leve, el resfriado es una de las causas más frecuentes de bajas laborales además de restar calidad de vida por sus diversos síntomas.

Llevar una alimentación óptima junto con nutrientes que alimenten nuestra microbiota intestinal, ayudará a reforzar nuestro sistema inmune de nuestro organismo  y acortar la duración de un resfriado o gripa.

La vitamina C es antivírica y antibacteriana, refuerza la defensa contra los huéspedes además de mejora la función de los linfocitos T (células de sistema inmunitario).

El Zinc para un correcto funcionamiento del sistema inmune, con una actividad específica frente a varios virus del resfriado reduciendo su duración.

La vitamina A como gran antioxidante y antiinfecciosa con una actividad potente como eliminadores del virus.

Probióticos por su poder de potenciar el sistema inmune y evitar el paso de toxinas en sangre.

El Propolio, conocido antiséptico, antibacteriano, antiinflamatorio y antiviral natural.

Aportar con regularidad ajo y cebolla por sus poderes antivíricos, mucolíticos, además de potenciar el sistema inmune.

La ingesta de líquidos esmuy importante, beber mucha agua evita la deshidratación, ayuda a la eliminación de mucosidad y también a disminuir las toxinas. Este aporte en agua, puede complementarse con jugos naturales, como un shot de vitaminas extra:

1.- Jugo de piña + ciruela pasa + propóleo (5 gotas)

2.- Jugo de 2 toronjas + guayabas

3.- 1 taza de papaya + jugo de 2 toronjas + jugo de piña

4.- Zanahorias + taza de piña + 1 cda de jengibre picado

 

Fuente: U.S. Department of Health & Human Services National Institutes of Health; nccih.nih.gov

Resumen: L.N Daisy Evelyn Barrios Miranda.